El Espiritismo Mexicano y sus Relaciones con el Exterior


A través de la recopilación histórica de la vida de Refugio I. González hecha por José Mariano Leyva es posible esbozar el grado de relaciones que existían entre los espíritas organizados mexicanos y otros grupos en el extranjero.

“En enero de 1875 – Refugio I. González- ingresó en la Sociedad Espírita de la capital de México; en noviembre de 1878 fue nombrado miembro de honor de la Société Scientifique d´Estudes Psychologiques de París; en 1881 la sociedad espírita de Guatemala, la Nueva Era, expidió a su favor el título de presidente honorario, por acuerdo de su junta directiva.

“En 1887 le nombró en asamblea general la Congregación Espiritista de Buenos Aires, Fraternidad, socio corresponsal de la misma; en 1884, la Unione Operaja Umberto I, sociedad de socorros mutuos de Nápoles, le envió el diploma de socio protector…”, cita en su libro.

Las relaciones de los espíritas mexicanos con el exterior no eran poco frecuentes, ya que existe constancia de comunicaciones epistolares con la Revista Espírita de Allan Kardec.

Está acreditado que con una gran regularidad se realizaban compras de libros y documentos con diversas agrupaciones europeas.

Existen constancias de un detallado seguimiento de actividades internacionales, como lo fueron el Congreso Internacional Espírita en Barcelona, el 3 de octubre de 1888; el Congreso Espírita de París, en octubre de 1889, y el Congreso Espírita Iberoamericano e Internacional de Madrid, en noviembre de 1892.

Copyright 2016. Joomla 1.7 templates - Joomla template maker. Consejo Espírita de México